Massive Open Online Course

Un MOOC (Massive Open Online Course) es un Curso On-line, en Abierto y Masivo. Traduciéndolo un poco, lo que quiere decir es que es un curso a distancia, accesible a través de internet donde se puede apuntar cualquier persona y prácticamente sin límite de participantes.

Dicho así,  tampoco parece que sea una gran cosa (de hecho este tipo de cursos existen desde hace tiempo), pero si añadimos que las universidades más prestigiosas del mundo (privadas y públicas) están poniendo sus contenidos en MOOC, pues llama un poco más la atención.

Si además decimos que a todos los que cursen el MOOC se les da un certificado (normalmente lo facilita el profesorado, no la universidad), y que si además pagan una tasa (no en todos los casos) el certificado se lo da la universidad; pues ciertamente abre unas perspectivas interesantes de acceso a formación universitaria, para no universitarios (y posiblemente será una fuente de ingresos extra para la universidad)

Si además decimos que la idea general es que los participantes colaboren, aportando contenidos, creando una red para utilizarla una vez finalizado el curso y que se utilizan conocimiento de la web social (blogs, wikis, redes sociales…..) pues la verdad es que ya uno piensa que va a ser el no va más.

Y eso mismo piensan parte del profesorado y algunas organizaciones, que tener un MOOC es el no va más (a esto se le llama marca personal) y que además, tener muchos MOOC es un objetivo estratégico (por eso alguna organización se lanza a producir MOOC de forma masiva)

Es una oportunidad para avanzar en la cooperación, en el conocimiento en abierto, en la liberalización de la formación, en el aprendizaje a lo largo de la vida y en metodologías activas, que involucren a los alumnos en la construcción del conocimiento.

Pero si la mayor parte del profesorado y de las organizaciones ven en el MOOC algo que está de moda, que lo que desean es ponerse un “pin” en la solapa para decir “tengo un MOOC”, pues en ese caso, serán unos contenidos en abierto, algo así como un material en internet (como actualmente es OCW)

En cualquier caso ocurrirá lo de siempre, habrá personas que se lo tomen en serio, que construyan MOOC verdaderamente interesantes, dando oportunidades de formación a cualquier persona que lo desee y avanzando en metodologías cooperativas.

 

El Nacimiento de los MOOCS   

El primer curso en línea que recibió el apelativo de MOOC fue el curso “Connectivism and Connective Knowledge” organizado por George Siemens y Stephen Downes en la University of Manitoba (Canada) en agosto de 20084. En este curso de 12 semanas de duración se inscribieron aproximadamente unos 2.300 estudiantes de diferentes partes del mundo5. Evidentemente, no tuvo el mismo éxito que los MOOCs actuales, pero abrió el camino a los MOOCs actuales. Durante este curso, el término MOOC fue acuñado por Dave Cormier y Bryan Alexander5.

Posteriormente, George Siemens, Stephen Downes y Dave Cormier organizaron otros cursos MOOC similares (CCK09, CCK11, CCK12, Future of Education, PLENK, LAK11, LAK12, Change11, Critical Literacies), que en total acumularon más de 20.000 inscripciones entre todos ellos.

Sin embargo, el primer curso MOOC que realmente tuvo un éxito asombroso fue el curso “Introduction to Artificial Intelligence”, organizado en otoño de 2011 por Sebastian Thrun, profesor de Stanford University, y Peter Norvig, director de investigación de Google. En poco tiempo, unas 160.000 personas repartidas por todo el mundo se apuntaron a este curso sobre inteligencia artificial. Debido a este éxito, Sebastian Thrun abandonó su puesto como profesor en Stanford University y fundó la plataforma Udacity.

El siguiente curso de gran éxito fue “Circuits & Electronics” en la primavera de 2012, organizado por el profesor Anant Agarwal del Massachusetts Institute of Technology (MIT) en su plataforma MITx, con más de 120.000 estudiantes inscritos de todo el mundo.

El éxito inesperado de estos dos cursos fue el detonante de la actual atención que reciben estos cursos. Poco después, los profesores Andrew Ng y Daphne Koller, también de Stanford University, fundaron la plataforma Coursera y comenzaron a ofrecer cursos a partir de abril de 2012.

Posteriormente, el 2 de mayo de 2012, el MIT y la Harvard University, en principio “grandes enemigos” en el campo de batalla de las mejores universidades de Estados Unidos, anunciaron su proyecto conjunto edX, que tiene como objetivo desarrollar una plataforma MOOC común sin ánimo de lucro. Los dos centros universitarios anunciaron que iban a invertir un total de 60 millones de dólares para desarrollar la plataforma y distribuir el material de las clases a través de vídeos, exámenes y pruebas teóricas en Internet. Desde entonces, ambas instituciones junto con otras que se han unido posteriormente al proyecto, ofrecen cursos gratuitos a través de Internet en un proyecto colaborativo que busca romper los moldes de la educación universitaria tradicional.

Los alumnos de los MOOC colaboran en su implementación más allá de sus credenciales académicas. Ponen en juego y comparten su experiencia, entrelazan sus conversaciones con la de otros pares, que también interactúan, discuten y se complementan. Sumado a la masividad y a la posibilidad de acceder desde cualquier dispositivo con conexión a internet, esta es una poderosa posibilidad de cambio. La web 2.0 es conocida como una red que invita a conversar y avanza hacia una 3.0, que permitirá ser calificadores, curadores y co-constructores de conocimiento. El experto y el amateur se funden y confunden, y los desafíos educativos pasan a un plano donde se ven obligados a modificar sus paradigmas para comprender que fuera de las instituciones educativas el conocimiento crece a pasos agigantados, gracias a la colaboración y a las redes.

 

Ejemplo de MOOC

Coursera tiene cursos que atraviesan todo tipo de especialidades: Humanidades, Medicina, Biología, Ciencias Sociales, Matemáticas, Negocios, Informática, y están pensados para aquellos que buscan mejorar su currículum, avanzar en su carrera o aprender más y ampliar sus conocimientos. Es una plataforma muy sencilla de utilizar. Luego de elegir el curso de interés, se debe crear un usuario e inscribirse según las instrucciones ofrecidas. Cada clase cuenta con material multimedial, textos interactivos, presentaciones con diapositivas o videos donde el profesor titular de la clase explica nuevos términos, da ejemplos y hasta responde las consultas que los mismos alumnos hicieron en clases anteriores. En el mismo video, el profesor puede hacer pequeños ejercicios multiple-choice sobre el tema que está presentando, con el objetivo de facilitar su comprensión. Al final del curso, se debe rendir un examen final a modo de cierre, lo que habilita a conseguir un certificado que suele ser enviado por correo.COURSERA

http://www.redalyc.org/articulo.oa?id=56730662009

 

2.- Tendencias Actuales en la educación:

Al menos en las tres últimas décadas y para enfrentar los nuevos desafíos del desarrollo social, el sistema educativo estuvo sujeto a sucesivas y cambiantes propuestas de reforma que, paradójicamente, han fortalecido su rigidez y su inmovilismo. Por esta razón, en ciertos sectores políticos y sociales existe un fuerte escepticismo acerca de las posibilidades de modificar el funcionamiento del sistema educativo.

Una rápida ojeada a la historia de las últimas décadas permitiría sostener que en educación ya ha sido intentado todo y que, sin embargo, los resultados son escasos. Este escepticismo es particularmente visible con respecto a las posibilidades de cambio desde dentro del sistema y promovido por sus propios actores. Los docentes y el resto del personal de la educación tienden a ser percibidos cada vez más intensamente como parte del problema y no como parte de la solución.

Las explicaciones de este fenómeno son varias y bien conocidas: cambios permanentes decididos sin consulta y sin evaluación de resultados, desprofesionalización del personal -acentuada en la última década, particularmente en los países en desarrollo por la disminución de los salarios como producto de políticas de ajuste-y fortalecimiento de los comportamientos corporativos.

En consecuencia, uno de los primeros obstáculos de todo proceso de reforma educativa es la necesidad de superar el escepticismo acerca de las posibilidades de modificar el funcionamiento de las administraciones educativas. Estrategias de cambio radical provenientes del exterior provocan la resistencia de los actores internos. Estrategias basadas exclusivamente en la capacidad interna para auto transformarse son muy lentas y generalmente terminan cediendo a las presiones por satisfacer las demandas corporativas.

Por esta razón, actualmente existe una tendencia a colocar la prioridad del cambio educativo en el aspecto institucional. El objetivo consiste en abrir las instituciones a los requerimientos de la sociedad e introducir factores de dinamismo en los mecanismos internos de gestión educacional. En síntesis, una gestión donde exista mayor capacidad de reacción frente a las demandas y a los resultados.

 

Se requiere impulsar a los alumnos, formar profesionales en comunicaciones, y la realización de productos audiovisuales, informativos y multimedia, haciendo de alumnos un líder emprendedor, con visión empresarial para que puedas gestionar tu propia empresa.

Poner a disposición de los mismos una moderna infraestructura, que incluya estudio de televisión, equipado con la más alta tecnología en alta definición y luces de última generación. Una propia señal de radio online donde podrán ser emitidos los programas que realicen.

Un plan curricular que incluya cursos de carrera en inglés, que permita garantizar una formación bilingüe.

 

La empresa es la que realmente debe enriquecer al estudiante, ya que “aporta una oportunidad de integrarse en una organización, o en caso de no permitirlo la situación actual, a medio plazo conocer el mercado donde operan desarrollando alguna habilidad especial”. En el caso concreto de  esta empresa, dedicada a ofrecer soluciones acústicas, “el enfoque jurídico de la lucha contra el ruido debe suponer una ventana de expectativas para un profesional del derecho que a buen seguro desconocía”, tal y como reconoce su gerente José Luis Sánchez. Por lo que para ellos, es fundamental que un becario reúna cualidades como responsabilidad, interés en aprender y disponibilidad.

http://www.ambientum.com/revista/2011/septiembre/practicas-empresa-complemento-perfecto.asp